18/08/2012

Incendio de la conservera Palacio de Oriente

Ocho meses después de que la conservera canguesa Lago Paganini fuese arrasada por las llamas, otro incendio dañó seriamente la zona de producción de la conservera propiedad de Guillermo Alonso Jáudenes, ubicada en el polígono de Castiñeiras, en Bueu.
El siniestro se produjo a las 6.35 horas, cuando se encontraban en la nave apenas cinco empleados, principalmente personas relacionadas con trabajos de mantenimiento. El fuego se propagó por el falso techo a gran rapidez, a lo que ayudó que el mismo fuese de materiales aislantes inflamables y que por él pasa una cinta transportadora. Las placas incendiadas caían una tras otra y la zona de producción pronto se llenó de llamas y humo. El hecho de que el parque comarcal de Bomberos de O Morrazo estuviera situado a 100 metros de distancia evitó una tragedia mayor. Los equipos de extinción de incendios, que también llegaron del Parque de bomberos de O Salnés, de O Porriño, Protección Civil de Cangas, de Moaña y Grumir de Bueu, se centraron en impedir que las llamas alcanzasen el almacén, donde se acumulaba una producción de conservas valorada por Alonso Jáudenes en varios millones de euros.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies